Para todos aquellos que, en mayor o menor grado, compartan el placer de la lectura

En este blog pretendo comentar mis lecturas y relecturas, es decir, los libros que he leído más de una vez; los que me han transmitido más de lo que pretendían sus autores; aquellos que han ido desentrañando nuevos significados según la época de la vida en que han pasado por mis momentos de ocio, estudio o trabajo; los que me han hecho desear haberlos vivido; los que me han entristecido, alegrado, excitado, formado y todos los que retengo por motivos que yo misma desconozco, pero que espero descubrir.

Cuento con vosotros para que me ayudéis a desentrañar los adorables enigmas de la literatura.

SINSONTE

De manera totalmente fortuita, ha caído en mis manos otra excelente novela de ciencia ficción publicada por Impedimenta. Se trata de Sinsonte, una narración distópica que nos transporta a un futuro en el cual los androides y particularmente uno de ellos llamado Bob Spoffoth, han tomado el poder y reducido a las personas a un estado bastante cercano al vegetativo por medio de las drogas y, sobre todo, teniendo sus necesidades cubiertas. Pero a pesar de todo, son muy infelices y se producen suicidios constantemente, extremo éste también contemplado y asumido por la sociedad.

En contra de lo que pueda parecer, no tener que luchar para ganarse el sustento, la vivienda, las relaciones sexuales o cualquier otra aspiración, las hace bastante inútiles, hasta el punto de que han olvidado, entre otras cosas, algo tan básico y cada vez más menospreciado en nuestra época actual como es la lectura .

Pues bien, es precisamente esta capacidad para leer lo que hará salir de su marasmo a algunos y a partir de aquí sucederán cosas muy interesantes que harán reflexionar al lector sobre nuestro papel en el mundo, el valor de nuestras capacidades, nuestros sentimientos e incluso nuestras frustraciones.

Sinsonte es una reflexión muy acertada sobre nuestra civilización y el papel que nos toca jugar a todos y cada uno de nosotros como dirigentes y responsables del progreso.

LAS MIL NAVES

Muchos han escrito sobre la Guerra de Troya, de hecho aún se cuestiona que Homero fuese el autor de la Ilíada o de la Odisea. Aún admitiendo esto último, resulta muy creíble que otros antes que él hubieran escrito sus versiones y que los textos homéricos se basasen en ellas. No perdamos de vista que la supuesta Guerra probablemente tuviese lugar entre los siglos XII y XIII a C y que Homero escribiría sus textos alrededor del siglo VIII aC.

Menos cuestionable aún es la dificultad que supone leer ambas obras para un lector poco entrenado en autores clásicos. No obstante, pocos son los que no conozcan las aproximaciones que nos ofrecen las adaptaciones literarias o no hayan visto películas sobre el tema. En ambos casos los desajustes con los textos homéricos son abundantes aunque, y sin faltar a la verdad, en la misma situación debió encontrarse el célebre aedo griego cuando, alrededor de 400 años más tarde del suceso, se decidió a poner sobre el papel el primer gran texto literario de la Antigüedad clásica y del mundo occidental.

Pues bien, Las mil naves constituye en sí misma una aproximación bastante asequible, amena, acertada y original a la historia protagonizada por aqueos y troyanos. Uno de sus aciertos lo constituye el hecho de que los sucesos son narrados por las mujeres que de una u otra manera intervinieron, pocas en primera fila, la mayoría en la retaguardia cuidando a sus hijos, esposos o parientes. Todas ellas nos ofrecen un punto de vista moderno y singular.

Otro elemento interesante de la obra es la lista detallada de personajes y las relaciones entre ellos, dioses incluidos, que van apareciendo a lo largo de la novela. Al fin y al cabo fueron éstos los que dieron lugar a la contienda.

Hay que agradecer a su polifacética autora este acercamiento tan peculiar y asequible al mundo clásico en general y al de la trágica contienda en particular.

INSOLACIÓN

En la conmemoración del centenario de la muerte de Emilia Pardo Bazán, la editorial Reino de Cordelia publicó Insolación, una de sus novelas más avanzadas en todo lo que hace referencia a la restrictiva moral burguesa hacia las mujeres, moral transgedida sin pudor por la autora a lo largo de su vida.

La presente edición cuenta con las singulares, abundantes y acertadas ilustraciones de Javier de Juan, que son un ameno complemento durante la lectura.

El argumento es muy sencillo. La marquesa de Andrade, joven viuda, contraviniendo el decoro que debe a su posición y a su sexo, se deja arrastrar por los encantos de un joven y seductor galán que, poco a poco y con su simpática y colorida habla andaluza, va derribando todas sus defensas y prejuicios.

La propia marquesa inicia la narración de sus pesares pero, en la medida en que esta va siendo arrastrada por el galán y perdiendo el control de sus sentimientos, un narrador externo se hace cargo del relato y hace gozar al lector con las descripciones de los sensaciones cambiantes de la protagonista y las contradicciones que todo ello va despertando en su interior.

La descripción de los lugares en que transcurre el relato ayudan también al propósito de su autora, la cual conduce al lector por ambientes bien diferentes. Desde las recatadas viviendas de sus parientas solteronas, pasando por los mundanos salones del Madrid aristocrático para finalmente transportarnos al bullicio y algarabía de que hacen gala las clases populares en el campo durante la verbena del santo.

Insolación es una novela de fácil, placentera y a la vez profunda lectura.

LAS AMISTADES PELIGROSAS

Refinamiento y decadencia a la par pueblan las páginas de esta novela, única en sí misma, ya que representa un nuevo tratamiento del tema del amor a lo largo de la historia de la Literatura. Sus personajes protagonistas (la marquesa de Merteuil y el vizconde de Valmont) no gozan con el amor, sino con las fatales consecuencias que provoca el desamor entre aquellos incautos que caen en sus crueles maquinaciones.

Es a través del género epistolar que conocemos todos los detalles de la acción. De hecho, avisa el editor al principio de la novela que la narración la constituyen una selección de cartas propuesta por el autor. Su estilo  es sumamente depurado y nos transporta al refinamiento que se vivía en los salones aristocráticos de la Francia prerrevolucionaria.

Para no faltar a las exigencias de tan ilustrado siglo y teniendo en cuenta también el posicionamiento jacobino de su autor, que lo llevó desde su más que posible guillotinamiento hasta su nombramiento como general de brigada por parte del mismísimo Napoleón, Laclos pretende moralizar mostrando al lector la indolencia y amoralidad en la que vivían los miembros de la aristocracia, parásitos indolentes y enriquecidos que fueron incapaces de ver tanto el daño que hacían entre las clases populares como la inminente caída del antiguo régimen y la entrada de una nueva época. Pero Las amistades peligrosas no constituye en sí misma un relato panfletario a favor de la Revolución Francesa. Antes bien, la crónica de las intrigas que se dan entre sus personajes, así como su lenguaje culto exquisito seducen al lector e inducen a este a sentirse entre los salones y alcobas como si de un invitado más se tratase.

No se trata de una lectura simple y, aunque a veces la cuuriosidad nos tiente y acucie a pasar a la carta siguiente sin haber acabado del todo la anterior, vale la pena mantenerse como personaje y lector de la época para así gozar del detalle y exquisitez propuestos por el autor. La experiencia compensa con creces el supuesto esfuerzo.

SIDI

Sidi, Ludriq o Cid son algunos de los nombres con los que sus contemporáneos llamaron a Rodrigo Díaz de Vivar, héroe legendario del período de la Reconquista. No obstante, el narrador prefiere el de jefe de la hueste, porque fue ése su cometido, al menos en la época histórica en la que Pérez Reverte centra su relato (finales del siglo XI). El retrato, esquemático por lo demás, que de él obtenemos no se recrea tanto en la persona sino en sus circunstancias, en la época que le tocó vivir y en las decisiones que tomó. Jefe de la hueste, mercenario, soldado de fortuna, el Cid supo en todo momento el lugar que le correspondía y éste varió ostensiblemente al hallarse en la frontera entre los reinos castellanos, los francos y los de taifas que, en el período citado, ocupaban la mayor parte de la Península Ibérica. Aunque nunca perdió de vista que su sitio estaba con el rey Alfonso VI, junto con su hueste sirvió tanto a reyes cristianos como a musulmanes, los cuales son retratados con sus luces y sombras en este libro.

Una narración sencilla y clara a la vez con un protagonista al que hay que imaginar básicamente por sus acciones antes que por lo que el autor nos cuenta de él.

LA REGENTA

Si os gustan las historias densas, con una trama bien estructurada, una tensión que avanza in crescendo según va desarrollándose la historia y una amplia parte final que os dejará sin aliento, no dejéis de leer este clásico entre los clásicos.

La obra empieza con detalladas descripciones de sus múltiples personajes y escenarios, que no resultan tediosas al lector en la medida que éste va descubriendo individuos y lugares muy concretos, bien delineados y que conforman un complejo entramado social de una localidad española, asturiana para más detalle, de la segunda mitad del siglo XIX.

Los críticos han remarcado paralelismos entre su protagonista, Ana Ozores, y otros personajes femeninos de la novela naturalista del XIX, Madame Bovary y Ana Karenina, pero el desarrollo del personaje de Clarín, a pesar de estar tan desengañado del mundo como los de Zola o Tólstoi , no llega a tener un desenlace tan trágico. Ana siente una gran frustración al estar casada con un hombre mucho mayor que ella y que no la satisface e intentará canalizar su insatisfacción a través del sentimiento religioso, pero le va a resultar muy difícil resistirse a los embites del crápula don Álvaro de Mesía.

No resulta Ana Ozores una protagonista absorbente o que ensombrezca a los demás personajes. En este sentido, destaca el Magistral, don Fermín de Pas, cuyas contradicciones son infinitas al resultarle muy complicado equilibrar al hombre interior con el clérigo que aparece ante el mundo. Cabe destacar entre todos los demás al marido de Ana, don Víctor Quintanar, regente jubilado y amante del teatro de Calderón, la caza con su amigo Frígilis y su Anita, a la que quiere com una padre a su hija. Alrededor de todos ellos, las envidias, los celos, las apariencias irán tejiendo una tela de araña que los atrapará y de la que no podrán escapar.

La Regenta es una obra apasionante y magistralmente escrita que sigue mereciendo todo nuestro respeto y admiración.

EL JUEVES SIGUIENTE

Elisabeth, líder del Club del Crimen de los Jueves, no puede concentrarse en la conversación que mantienen sus queridos amigos; se lo impide una carta que ha recibido de su exmarido, el cual se haya en serios apuros y requiere su ayuda.

Así arranca esta novela del género negro, escrita en clave de humor. Sus personajes, habituados a hablar de la muerte, por pasión y por cercanía natural, unos en pleno uso de sus facultades mentales, otros con Alzheimer incipiente pero dotados aún de un gran sentido del humor, pondrán en juego todas sus habilidades con el fin de resolver los conflictos que sus pesquisas van rebelando.

El Jueves Siguiente es el segundo de la saga y se ha convertido también en un superventas muy recomendable.

SOLITUD

Caterina Albert va amagar-se rere el pseudònim de Víctor Català, tot i que amb el temps, i ja coneguda la seva autèntica personalitat, va continuar utilitzant-lo per decisió pròpia. Joan Maragall, amb el qual entablí una fructífera correspondència, li demanà que a les seves cartes li permetés continuar adreçant-se-li amb el seu pseudònim ja que, segons ell, s’hi sentia més còmode pensant que aquella prosa tan rotunda sortia de la ploma d’una dona (Ai, els prejudicis!). Però la Víctor (us recomano que mireu la recreación que fa la Míriam Iscla del personatge a la TV3, https://www.ccma.cat/tv3/alacarta/sense-ficcio/la-victor/video/5657289/) va ser forta i valenta i va aconseguir un èxit sense precedents, a la Catalunya de l’època, com a dona i com a escriptora.

Solitud i desengany són els dos eixos al voltant dels quals gira la trama d’aquesta obra. La Mila, juntament amb el seu marit, ha de fer-se càrrec d’una ermita amagada dalt de la muntanya, un lloc isolat i salvatge que ha d’aprendre a estimar i fer-se’l seu, però malgrat tots els seus esforços, ni el seu marit, ni els veïns del poblet proper ajudaran aquesta dona. Només en Gaietà, el pastor que comparteix sostre amb ells, aconseguirà que la Mila trobi bellesa i pau on al començament només hi veia salvatgia i solitud.

La Caterina no va buscar mai envoltar-se de la fanfàrria dels ambients literaris i artístics del moment i això es posa de manifest en aquesta novel.la, la qual mostra un gran coneixement per part de l’autora de la gent senzilla del seu entorn, dels seus sentiments i de la manera d’expressar-los. L’aspecte lingüístic dificulta en un principi la lectura, tot i que de seguida la mestria de l’autora sedueix i el que en un principi havia representat un esforç, es transforma en goig davant aquesta singular i reconeguda obra de la literatura catalana.

Frankestein

Si llegiu la novel.la original, podreu notar que hi ha moltes diferències entre aquesta i la versió, molt lliure, que el cinema ens ha ofert del text de la Mary Shelley. Al meu parer, la més important de totes és la diferent manera que tenen totes dues d’atribuir el protagonisme del relat. Al cinema, el monstre és l’estrella en tot moment i tota la trama gira a l’entorn de la seva lletjor i el suspens que les seves accions generen, donant com a resultat una obra del cinema de terror. En canvi, a la novel.la, és en Víctor Frankestein el personatge principal i les seves tribulacions són l’assumpte al voltant del qual gira la narració, donant com a resultat una novel.la que s’acosta més al gènere psicològic que no pas al de terror.

El tema principal ens l’ofereix la mateixa autora en el subtítol. Com si es tractés d’un Prometeu modern, el doctor Frankestein, en contra de totes les lleis naturals, crea una criatura deforme en su aspecte exterior, però amb ganes de viure i relacionar-se amb les persones que anirà trobant. Tanmateix la seva deformitat farà que tothom fugi davant la seva presència, encara que ell només busqui el bé. Tot això, unit a l’abandó que fa el seu mateix pare i creador, tindrà com a conseqüència que la criatura vagi derivant cap al monstre destructiu que acaba sent.

Repensar la història a partir de la novel.la us resultarà un exercici interessant i enriquidor a la vegada. Això sí, de la pel.lícula, guardeu només la imagen del monstre, per la resta deixeu-vos guiar de la genialitat de la Mary Shelley.

Ens explica Santiago Posteguillo en el seu llibre La noche en que Frankestein leyó el Quijote, que Mary Shelley va escriure aquesta novela a la casa que Lord Byron poseia a Suïssa. Allà acostumaven a passar llargues vetllades, sobretot quan el mal temps demanava restar a casa. En una d’aquestes ocasions, s’hi va plantejar un repte: escriure un relat de terror (val a dir que la majoria d’ells eren escriptors.) Al cap d’uns dies, tots van abandonar el seu propòsit, excepte la seva guanyadora, que no va escriure un relat tan terrorífic com es pretenia en un principi, però sí una obra d’art.

La traducció d’en Quim Monzó, proporciona un valor afegit a la lectura.

Us animo a recuperar aquest clàssic.

JANE EYRE

Obras de teatro, musicales y películas de cine siguen reinventando la historia de Jane Eyre, aunque ninguna de ellas consiguen superar la elegancia de la novela, la precisión y belleza en las descripciones de los paisajes, en la personalidad de sus personajes, en la profunda introspección de sus sentimientos y sobre todo, en el retrato de su protagonista. Jane Eyre se escribe en pleno apogeo del movimiento artístico romántico y su autora, gran admiradora de Byron y Walter Scott, crea una historia protagonizada por una chica rebelde, incomprendida, discordante, solitaria y luchadora. En una época en la que solo los hombres podían aspirar a explotar sus facultades, a las mujeres de su clase social solo les era permitido adquirir conocimientos artísticos (música, pintura y poco más) y prepararse para el matrimonio. Una sociedad muy jerarquizada encorseta las aspiraciones de Jane durante su infancia y parte de su juventud. Cuando,a pesar de ello, consigue labrarse un camino bastante acorde con sus aspiraciones, llegará un amor desgraciado que la hará retroceder a la miseria más absoluta.

Charlotte Brontë cuestionó los cimientos de su clase social y de su época, razón por la cual su éxito fue muy controvertido.

Actualmente, podemos considerarla como una obra que ha envejecido bien, si conseguimos liberarnos de la prejuicios propios de nuestra mentalidad moderna. Tenemos ante nosotros una lectura apasionante, muy bien escrita y que además nos hará reflexionar sobre la época en que está ambientada. Una joya de la literatura de todos los tiempos.